Desde el primer momento la comida india se metió entre nuestras favoritas. Desde el primer bocado podríamos decir, nos invadió los sentios, nos hizo soltar los mocos con los primeros picantes y especias super aromáticas, pero casi de manera instantánea genera una adicción y enamoramiento difíciles de comparar con otros platos del mundo. Siempre digo que no soy muy buen parámetro para hablar de comida, porque simplemente me gusta TODO. Pero en esta haceme caso, animate a la comida india porque es una de las mejores del mundo!

Dentro de India sucedió que cada vez que un plato encabezaba nuestra lista de favoritos nos decían lo mismo: “es un plato típico de Punjab”. La India es tan inmensa y variada que cada región bien podría ser un país aparte. La gente, las costumbres, el lenguaje cambian. Los sabores y métodos para combinar los miles de ingredientes de la comida india, también. Y sí, los mejores platos son de Punjab. Y un buen día llegamos a Amritsar, la ciudad principal de este estado que está en la frontera con Pakistán.

Gracias a varias recomendaciones llegamos a contactarnos con los chicos de City On Pedals, un grupo de jóvenes con muy buenas ideas e iniciativa. En enero de 2018 lanzaron su agencia y como su nombre sugiere tienen varios bici tours por la ciudad. Por supuesto que la opción que más nos sedujo fue hacer el Street Food Tour, una guiada en bici por los mejores puestos de comida callejera. Esos lugares que sólo un local te puede llevar a conocer.

bike tour Amritsar

El circuito está muy bien pensado para ir por lugares donde el tránsito no sea un caos. Y para mi sorpresa fue muy fácil manejar en esta ciudad india! El detalle no menor de que las bicis son espectaculares y están en perfecto estado colabora bastante! Pero vamos que ya tengo hambre:

1) Pakoras (Pakode o pakoda)

En la primera parada ya arrancamos con todo: FRITANGAS! Las pakoras son unas torrejas que se pueden hacer con verduras, queso (paneer), pollo, lo que se te ocurra. Algo cortado en trozo de tamaño de un bocado y rebozado en una mezcla chirla de harina de garbanzo. Son el snack pasión de los indios. Y según nos contó Aman, nuestro guía, un clásico de la temporada de los monsones (que está recién comenzando!): “La gente se reúne en familia, hacen un chai (té), unas pakoras y disfrutan la lluvia caer fuera”.

Decidimos seguir en modo vegetariano así que nosotros probamos pakoras de mix de verduras y unas especiales de la casa: de berenjenas.

pakora

2) Gol Gappe

Esto no tiene traducción. Lo conocíamos como Pani Puri. Son unas galletas de harina fritas que quedan redondas y huecas. Al servirse se rompen y rellenan con una mezcla de puré de papas con porotos y/o lentejas y se mojan con un agua de tamarindo. El sabor es muy variable según dónde lo pruebes, ya que el agua siempre va condimentada con hierbas y especias diferentes. La primera vez que las probé fue en Calcuta, me habían enamorado! Luego volví a probar en Kajhuraho y ya no me gustaron tanto… Éstas volvieron a subir el nivel!

pani puri

3) Mo:mos Asados

Luego de pasar por Nepal, donde comimos mo:mos todos (TODOS) los días, pensamos que no nos podían sorprender con ésto. Pero en materia de comida los indios mejoran casi cualquier cosa que preparen. Esta vez salteamos la opción de los mo:mos al vapor, los típicos nepalíes. Vimos unos asándose en salsa de tandoori y no pudimos resistirnos. Los mo:mos son como nuestros ravioles, la masa puede ser de harina de trigo, arroz o cebada, y el relleno puede ser de verduras, pollo, queso o carne de búfalo. Se sirven con una porción de salsa para mojarlos.

momo-tandoori

4) Aam Papad

Esto es lo más raro del tour. Quizás el único punto de la gastronomía en la que no coincido mucho con Asia es en los dulces. Y aquí estamos en India… y en India TODO se come con especias, chile, sal, azúcar, y una larga lista de etcéteras. Los dulces no son la excepción. De todos modos es algo que definitivamente hay que probar (si no cómo podemos saber si nos gusta o no…?). Aam significa mango, papad significa seco. Esto se trata de una conserva de hojas de mango disecadas. Toman una consistencia carnosa muy interesante, y se mezclan (aparte de miles de especias) con versiones disecadas de la misma pulpa de mango y de otras frutas. Cada bocado es un mundo. Mientras lo vas saboreando pasas por muchas sensaciones y sabores. “Empieza mal pero termina muy bien!”, porque lo primero que choca es lo salado, luego viene lo amargo y por último lo dulce, todo junto en esos diminutos bocados… increíble.

5) Limonada (Banta Lemon)

Una parada para una limonada? POR SUPUESTO. Especialmente con el calor tremendo del verano húmedo monsónico y andando en bici. La  limonada es mi bebida favorita en este viaje asiático que la pasamos sudando en largas caminatas bajo el sol. Amo llegar a un descanso o el almuerzo y ver que la carta ofrece una limonada. Aquí por supuesto tiene su toque: sal, y alguna especia loca muy pero muy sutil. Refrescante, rica, y que corta la sed de una patada ninja!

6) Soya Chaap

Otro ítem sin traducción posible. Lo habremos pasado de largo mil veces pensando que eran unos insalubres y amenzantes pinchos de pollo o visceras. Es lo que parecen a la vista. Pero la sorpresa llega cuando lees (no siempre está en inglés) “100% vegetarian”. Es que esta pasta se hace con porotos de soja! No te puedo explicar cómo se hace (porque aún no lo sé), pero quedan unos cilindros (huecos o no) que se cortan en trozos de bocado, se apilan en un pincho tipo brocheta y van a la parrilla con un buen adobo, obviamente. Probamos diferentes tipos de sazón y era una mejor que la otra! Definitivamente se convirtió en nuestro favorito y lo buscaremos de ahora en más en cada carro humeante que veamos.

soya chaap amritsar

7) Thali Punjabita

Esto ya se escapa técnicamente de lo que es comida callejera, aunque en India cualquier cosa se puede conseguir y comer en la calle. Fuimos a un restaurante para celebrar la tremenda comilona que estábamos haciendo con el plato fuerte: un thali. Este es un clásico de la comida India, lo vas a encontrar en cualquier restaurante indio del mundo, y en toda la India, por supuesto. Consta de una porción pequeña o mediana de arroz, un pan (puede ser chapati, paratha o naan), un papad (un pan “seco”, una galleta bah), y varias cazuelitas con diferentes salsas. Por más barato que sea siempre vas a tener como mínimo dos cazuelas: una de dal(lentejas) y otra de curry de vegetales. En la comida de Punjab hay dos ingredientes que son estrella: los garbanzos (chana) y los porotos (rajma), siempre que los veas como opción pedilos porque va a ser el mejor guiso de legumbres que pruebes. Así que nuestro thali tenía: paneer butter massala (curry de queso a la manteca), dal makhani (un curry o guiso de lentejas muy cremoso), chana massala (el curry de garbanzos), una boondi raita (una salsa hecha a base de yogurt, muy ligera y que se sirve bien fría, para aligerar los curries), y una pequeña ensalada (le llaman ensalada a unos trozos de pepino, cebolla y rábano que se sirve sin ningún tipo de aderezo, crudos, así como viene no ma´).

thali india

Esta es una señora comida que jamás te va a dejar a gamba! En algunos lugares muy tradicionales la porción incluye recarga de las salsas, un golazo!

8) El Postre: Gulab Jamun y Jelabi

Estos son los dulces más típicos que se comen como postre. De hecho, algunos thalis incluyen una porción de gulab jamun. Estas bolitas mágicas que tienen fascinado a Mariano están hechas de una mezcla de leche y leche condensada con un poco de harina para darle consistencia. Se fríen y luego remojan por horas y horas en almíbar de azúcar y miel. Tienen un gusto que es lo más parecido al dulce de leche que podés encontrar por estos pagos, y a mi me despiertan unas ganas locas de encontrar en su interior un cacho de nuez… pero no, no tienen ningún relleno.

gulab jamun

El jelabi no se ve tanto como postre pero sí como un snack. También incluye los pasos de fritanga y baño de almíbar, lo que hace sea muy parecido a comer masa de pastelitos.

Obviamente, con cualquiera de estas dos opciones la glucemia te vuela la tapa de los sesos, así que por favor, consumir con moderación!

India da para probar éstas y mil cosas más. Hace más de tres meses que andamos callejeándola y no paramos de descubrir cosas nuevas. Con alguien que te lleve a los lugares correctos y te saque algunas dudas o te fuerce a vencer prejuicios es una experiencia mucho más enriquecedora!

Si venís a Amritsar no dejes de hacer este paseo con City On Pedals, contactalos aquí y… buen provecho!

 

 

Sobre El Autor

Soy Vito. De raíz riojana y treinta y pico de años. Viví también en Córdoba, Mar del Plata, Buenos Aires. Viajé por Nueva Zelanda, Cuba, Italia, Bolivia y otra veintena de países más. Pediatra de vocación y formación, y en los ratos que me hago entre el trabajo “serio” trato de aprender algo nuevo (tejer, cocinar, fotografiar, hablar otros idiomas, lo que sea). Amante del yoga (a.k.a. “profesora”), curiosa ayurvédica. Estudio y trabajo con la salud y la enfermedad, pero a mí lo único que me curó fue viajar. Una vez sentí que era hora de poner los pies en la tierra… y lo tomé demasiado literal, quizás.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: