No por frase hecha, menos real… Aplica para cualquier lugar, no hace falta estar viajando. Nada mejor que perderse por ahí, caminando sin rumbo, o desviando en esa esquina, o quedarse parado/sentado/acostado a ver qué pasa. Hay momentos netamente fotográficos cuando sentimos que algo nos encontró a nosotros, y no al revés.  A veces por lo que vamos aprendiendo de esos nuevos horizontes, a veces por nuestro propio bagaje cultural. Celebro estas “curiosidades”, las lenguas, la comunicación.

Aquí un poco de arte urbano, nunca ajeno a su contexto, muy bien ubicado. Nunca casual. A veces sutil, armónico, rentado… a veces un grito oprimido, explosivo y rebelde.

SANTIAGO DE COMPOSTELA - ESPAÑA

SANTIAGO DE COMPOSTELA – ESPAÑA

 

COCHABAMBA - BOLIVIA

COCHABAMBA – BOLIVIA

 

BUENOS AIRES - ARGENTINA

BUENOS AIRES – ARGENTINA

 

"Primeros los ciudadanos, los turistas después". CARTAGENA DE INDIAS - COLOMBIA

“Primeros los ciudadanos, los turistas después”.
CARTAGENA DE INDIAS – COLOMBIA

 

CHEFCHAUEN - MARRUECOS

CHEFCHAUEN – MARRUECOS

 

VARANASI - INDIA

“Namaste Om shin Shivay namo” (“Te saludo, en el nombre de Shiva”) VARANASI – INDIA

 

"Je t´aime" PARÍS - FRANCIA

“Je t´aime” (“Te amo”)
PARÍS – FRANCIA

 

BUENOS AIRES - ARGENTINA

BUENOS AIRES – ARGENTINA

 

NORTH BERWICK - ESCOCIA

NORTH BERWICK – ESCOCIA

 

"Replace fear of the unknown with curiosity" ("Reemplaza el miedo a lo desconocido por curiosidad") CUSCO - PERÚ

“Replace fear of the unknown with curiosity” (“Reemplaza el miedo a lo desconocido por curiosidad”)
CUSCO – PERÚ

Sobre El Autor

Soy Vito. De raíz riojana y treinta y pico de años. Viví también en Córdoba, Mar del Plata, Buenos Aires. Viajé por Nueva Zelanda, Cuba, Italia, Bolivia y otra veintena de países más. Pediatra de vocación y formación, y en los ratos que me hago entre el trabajo “serio” trato de aprender algo nuevo (tejer, cocinar, fotografiar, hablar otros idiomas, lo que sea). Amante del yoga (a.k.a. “profesora”), curiosa ayurvédica. Estudio y trabajo con la salud y la enfermedad, pero a mí lo único que me curó fue viajar. Una vez sentí que era hora de poner los pies en la tierra… y lo tomé demasiado literal, quizás.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: