Todos los riojanos sabemos un mínimo de quechua, sabemos por ejemplo que Encuentro se dice Tinkunaco, porque desde que tenemos uso de razón lo vivimos de alguna manera una vez al año.

Es un tradición de más de 400 años. Representa la mediación exitosa de San Francisco Solano entre diaguitas y españoles que estaban a punto de ir a las armas por la tierra, perteneciente a los primeros, ocupada por los segundos. Se supone que se encontraron y pacíficamente llegaron al acuerdo de que cada año, al renovar las autoridades, se le reconocería el gobierno al Niño Jesús, desde entonces vestido como Alcalde, por sobre el representante administrativo de los conquistadores.

El pueblo preparado para vivir un nuevo Encuentro a los pies de la Catedral - Foto: Roque Silva

El pueblo preparado para vivir un nuevo Encuentro a los pies de la Catedral – Foto: Roque Silva

De chiquita me acuerdo algunos Encuentros dentro de la plaza, en donde estaba el pequeño anfiteatro en el cual a veces tocaba la banda de música de la policía. Ya más de grande entendí que eso era porque íbamos temprano. Con el pasar de los años parece a mi mamá le costó cada vez más sacarnos (y salir, no mientas!) a esa hora. Entonces llegamos unos 15 minutos antes y vamos por la calle Buenos Aires para llegar cerca de la esquina  de la Casa de Gobierno y la Catedral, donde al mediodía exacto se encuentran. San Nicolás por un lado, el Niño Jesús Alcalde y San Francisco Solano por el otro, las autoridades municipales de turno, el pueblo entero en el medio y alrededor, que se arrodillan tres veces en señal de respeto ante la autoridad del Niño que recibe las Llaves de la Ciudad de manos del Intendente. Suenan las campanas de la Catedral, revienta la pirotecnia, se alzan las manos.

Mi yeya Élida lo seguía de cerca por la televisión, porque era mucho el calor y la aglomeración de gente para ella. Más tarde, las cataratas la llevaron al mundo de la transmisión por radio, hasta que otras cosas se la fueron llevando de poco, muy de a poco, a otros mundos. Pero hasta que se dio cuenta, más tarde, cuando pasábamos a confirmar que despediríamos el año todos juntos en su casa, siempre me preguntaba “¿Cómo estuvo El Encuentro?”. Recuerdo poco de mi último encuentro con ella, porque no sabía que sería el último y porque ya no era muy ella.

El último día de este y cada año, la Plaza 25 de Mayo, la Plaza Vieja, se llenará de gente. Algunos vestirán bandas violetas, otros tendrán dijes y espejitos. Habrá muchos estandartes, y algunos caballos. Algunos señores se pondrán trajes, algunas señoras se vestirán de gala, muchos niños de punta en blanco. Quizás la mayoría no, irán como puedan, y si es posible con alguna sombrilla. Es que el 31 de diciembre a las 12 del mediodía en La Rioja hará mucho, pero mucho calor, como siempre. Hay grandes posibilidades que el Nuevo Año empiece con algún chaparrón, pero aunque esté medio nublado, a las 12 del mediodía de todo 31 de diciembre en La Rioja sale el sol.

San Nicolás - Foto: Roque Silva

San Nicolás – Foto: Roque Silva

Este 31 ´i diciembre mi mamá va a preparar los pañuelitos blancos que tienen las imágenes de San Nicolás y el Niñito, para saludarlos a lo lejos cuando miles de otros pañuelitos bailoteen en el aire, bajo el sol ardiente del mediodía. Y yo, dónde estaré?

Tinkunaco Riojano

Ya se oyen galopes en la quebrada
del cerro,
las cajas peregrinan una marcha de
encuentro
y en Las Padercitas un fraile prepara
la Pascua
para la raza india, americana y diaguita.

Un niño vestido con la carne nuestra
es encuentro de cielo y de Mama tierra;
los cerros le cantan con voces de estrellas
y en La Quebrada, cuajada de flor,
una Luz se hace huella.

El Niño Jesús Alcalde traído por los Allis - Foto: Roque Silva

El Niño Jesús Alcalde traído por los Allis – Foto: Roque Silva

La caja diaguita cargada de penas
galopa en el tiempo cantando la chaya,
llenita de harina, llenita de albahaca,
con color de vino y coraje de guapa.

Ya son las doce con rumbos de encuentro,
los “Aillis” ya llegan en el filo del tiempo,
y al Niño vestido con carne de pueblo
lo adoran los “Alfereces” en la Casa
de Gobierno.

Incienso y silencio se queman en la calle.
No es farsa… mito… recuerdo… es mensaje
con gritos de penas y esperanzas de sangre…
así reza la caja del Inca que de nuevo sale.

Porque el Santo lo espera con carne
de pueblo,
la misma del Niño que viene de Alcalde.
Y cuando la campana canta el Tinkunaco
grande,
La Rioja florece en historia, vida y mensaje.

Enrique Angelelli

Agradezco especialmente la colaboración de dos grandes representantes de la cultura riojana, el fotógrafo Roque Silva y el historiador Juan Aurelio “Alilo” Ortiz, que me enriquecieron la inspiración.

¿Qué es Veo Veo? Es, ante todo, un juego, una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, encontrarnos. Se realiza una vez al mes y las temáticas se eligen en el grupo Veo veo en Facebook, y por medio del hashtag #VeoVeo en Twitter y otras redes sociales. ¿Querés jugar? ¡Veo veo! ¿Qué ves?

Disfrutá de otros Encuentros con: Dale Viajá, Amneris Mazzeo, Caminando por el Globo, Soñando por el Mundo, Tentación Creativa, Sweet Virginia, Facundo en el Mundo, Paper Versos, Streets Like a Jungle, Aby Viajando, Mi Vida en una Mochila, Babelia Heterogénea, Prometeo Poeta, Hey Hey World, Caminarte Mundo, Días Nómade, La Zapatilla, Cruzar la Puerta, Dream in Image, Pensadora, La Mochila de Mamá, Titin Round the World, Ir Andando


Sobre El Autor

Soy Vito. De raíz riojana y treinta y pico de años. Viví también en Córdoba, Mar del Plata, Buenos Aires. Viajé por Nueva Zelanda, Cuba, Italia, Bolivia y otra veintena de países más. Pediatra de vocación y formación, y en los ratos que me hago entre el trabajo “serio” trato de aprender algo nuevo (tejer, cocinar, fotografiar, hablar otros idiomas, lo que sea). Amante del yoga (a.k.a. “profesora”), curiosa ayurvédica. Estudio y trabajo con la salud y la enfermedad, pero a mí lo único que me curó fue viajar. Una vez sentí que era hora de poner los pies en la tierra… y lo tomé demasiado literal, quizás.

Artículos Relacionados

12 Respuestas

  1. Ana (Ana Travels)

    Que interesante! Me imagino el calorazo que hace ese dia ya que hace miles de a#os pase unos dias de enero en La Rioja 🙂
    Pero que linda fiesta y que interesante la historia! Me encanto conocer algo nuevo 9para mi, ya que evidentemente no es una celebracion nueva jaja!)

    Responder
    • Vito

      Gracias Ana!
      Así que te animaste a un enero en La Rioja?? No cualquiera, felicitaciones (por haber sobrevivido!).
      Me alegro que te haya gustado mi enfoque del Veo veo 😉

      Saludos!!

      Responder
  2. Isabel Mércol

    Entre otros detalles familiares, deberíamos agregar que en un comienzo, no existió la práctica de asistir al Tinkunaco y que tal costumbre/ necesidad espiritual se fue gestando de a poco, entre la fe y el apego a esa devoción comunitaria. El sentimiento con el que se vive es muy fuerte e impresionan los niños con sus coronitas rodeadas de cintas de colores, con ojos abiertos por el asombro, la gran cantidad de devotos de otras provincias que se movilizan y la ” diana” que toca la banda de la policía cuando se alcanza el momento más importante de la fiesta ( alguien puede colaborar con la copia de los compases????)

    Responder
  3. Angie

    ¡Hola Vickyyyy! La verdad es que no tenía ni idea de esta celebración, ni que eras de La Rioja (definitivamente tengo que ponerme a leer más tu blog). ¡Que linda provinciaaa! Muero por conocerla. Estoy tratando de organizarme los días que me quedan en el país para recorrer un poco pero tengo tantas cosas por ver que me desespero y nunca termino de decidirme. Pero en fin, volviendo a tu veo veo, me encantó. Me dio un poco de tristeza lo de tu

    Responder
    • Vito

      “tu…” le metiste suspenso eh! Jajaja.
      Gracias por leer y me alegro que te haya gustado y sorprendido. Era la idea, justamente lo elegí porque sé que no mucha gente conoce esta tradición tan particular. Hay mil y un cosas maravillosas que suceden en nuestro inmenso y diverso país y cada uno creo que tiene la “misión” de darlas a conocer, para federalizar la cultura.
      Estando de viaje me preguntan siempre por el tango y yo les contesto “Chacarera!” Jaja.
      Ya vas a tener tiempo de ir a visitarme… 😉

      Abrazo!

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.