Borrando fronteras: saltando entre países centroamericanos

Acá van nuestras experiencias migratorias de principios del 2013 por algunos países de Centroamérica.

 Panamá, entrada: llegamos en avión desde Venezuela sin ningún tipo de problemas. No nos pidieron nada de nada. 6 meses de circulación en el país, y de yapa seguro médico gratis por un mes. (La salida definitiva de Centroamérica también fue por el aeropuerto de Panamá, sin mayores complicaciones ni gastos extra).

 De Panamá a Costa Rica: cruzamos por el lado caribeño, el paso Guabito – Sixaola. Salíamos de las playas de Bocas del Toro en lancha hasta Almirante. Allí caímos en los encantos de un taxista que nos ofreció llevarnos hasta la frontera. Podríamos haber pagado la mitad si solamente nos dejaba en el terminal de Almirante y desde allí tomábamos una buseta a Guabito. La salida de Panamá tiene un costo de 3 USD, no sé en concepto de qué. Cruzamos un puente destartalado, caminando, cargando nuestras mochilotas y del otro lado nos esperaba Costa Rica. Llenamos la papeleta correspondiente y sin pagar un sólo centavo nos habilitaron 3 meses de turismo a Pura Vida. Este paso es muy tranquilo, con poca circulación en general. Horario de cruce: de 7 a 18 hs. A continuación ya estamos en Sixaola donde se consiguen bananas y piñas riquísimas y baratísimas 😉 y salir de allí a dedo fue relativamente sencillo a pesar del calor agobiante del mediodía. ATENTTI: no nos pidieron nada, pero en teoría se debería presentar un boleto de salida del país…

A cruzar, mi amor, vamos a cruzar, mi amor

A cruzar, mi amor, vamos a cruzar, mi amor

 De Costa Rica a Nicaragua: este paso lo hicimos por el Pacífico, el paso de Peñas Blancas, uno de los más despelotados que conocí, por lo que recomiendo ir temprano y con mucha paciencia. Llegamos desde Liberia en un autobús por 1600 colones (= poco más de 3 dólares, el dedo aquí es muy complicado y hace mucho calor…). Salir de Costa Rica es gratis y un poco lento cerca del mediodía por la cantidad de gente. Luego cruzamos caminando hasta el control nicaragüense bastante más caótico. Cambiamos casi todo nuestro dinero efectivo a Córdobas para después enterarnos en la ventanilla que la tasa de ingreso al país sólo se puede pagar en dólares americanos… para ello hay oportunamente ubicado entre el edificio de migraciones y el free shop un banco que abre los 7 días de la semana. Allí volvimos a recuperar los verdes necesarios para ser turistas legales en Nicaragua: 12 USD por cabeza. Para acceder a hacer todo esto, en la entrada del sector de migraciones hay un hombre que cobra 1 USD (ésto sí se puede pagar en córdobas…). Hay que cruzar del otro lado de la ruta para llegar a un terminal de buses locales y viajar al modo y precio de los lugareños. Si se necesitan mayores comodidades, en frente mismo de migraciones están los autobuses de las empresas internacionales.

 De Nicaragua a Costa Rica: aquí tuvimos que pagar nuevamente el dólar por usar las instalaciones para sellar la salida de Nicaragua. Llegamos al terminal local en un bus desde Rivas por 16 córdobas (menos de 1 dólar). La salida fue gratis y sin problemas. Pero al querer ingresar a Costa Rica nos esperaba una sorpresa: se tomaban al pie de la letra los requisitos de siempre, entre los cuales figura “Presentar un pasaje de salida del país”. Mostrar el pasaje del aéreo de regreso a Venezuela desde Panamá parecía no evidenciar claramente que en una semana como máximo saldríamos de Costa Rica a Panamá, por lo que la poco graciosa muchacha desde el otro lado del mostrador lo explicó muy claramente “sin un pasaje de salida de Costa Rica, simplemente están en tránsito y tienen 48 hs para salir.” Ya era mediodía, con lo que el día 1 estaba corriendo más rápido que nosotros. Intentamos razonar con ella. No fue posible… Fuimos a averiguar por un pasaje de las empresas que recorren esa parte del continente y la única opción era sacar el tramo San José – Panamá, por 49 USD, no retornable. Volver a Nicaragua nos significaba otros 13 USD a cada uno. Estábamos acorralados. Probamos suerte con otro oficial de migraciones, quien ya estaba al tanto de “nuestro caso” por lo que simplemente se limitó a llamar a la chica que ya nos había atendido. Lo único que conseguimos fue que nos dieran 72 hs en vez de 48… Nuestros deseos de recorrer la ruta pacífica de Manuel Antonio para abajo, que nos había quedado afuera la primera pasada, quedaron por el piso. Corrimos lo más rápido y barato que pudimos y dos días más tarde ya estábamos cruzando nuevamente otra frontera.

 De Costa Rica a Panamá: esta vez el lugar fue el Paso Canoas. Llegamos desde San José en un viaje de todo un día, mirando con la ñata contra el vidrio como pasaban todos los maravillosos paisajes que no podíamos detenernos a conocer. En el autobús conocimos a Inan, un francés que había corrido con la misma suerte que nosotros en su paso desde Nicaragua, con la diferencia que él venía bajando y no pudo conocer nada del país Tico. La salida de Costa Rica fue sin sorpresas. La entrada a Panamá, ya de noche, estaba muy concurrida. Nuevamente se pusieron la gorra con los requisitos. A unos colombianos que estaban delante nuestro no sólo les pidieron el pasaje de salida sino que también tuvieron que mostrar las tarjetas de crédito a falta de los 500 USD en efectivo, para probar la “solvencia económica”. A nosotros nos pidieron solamente el pasaje de salida, que esta vez teníamos, el vuelo de regreso a Venezuela. Pero nuestro amigo Inan estaba en fuera de juego. Afortunadamente para todos, aquí la “opción B” estaba mejor organizada. Una fuente que vamos a proteger le dijo “hablá con aquel hombre”. Nos costó encontrarlo, pero después de preguntarle a varios choferes de autobús, dimos finalmente con el hombre de sweter gris. Por la módica suma de 10 USD le vendió un boleto fantasma de Panamá a Costa Rica, que tuvo que devolver luego de conseguir el bendito sello.

Vale la pena correr entre fronteras por un buen fogón playero (guiño-guiño, pista del Bonus Track ;) )

Vale la pena correr entre fronteras por un buen fogón playero (guiño-guiño, pista del Bonus Track 😉 )

En síntesis: Si nos organizamos, cruzamos todos!

Para info actualizada, recomiendo consultar este sitio web: FRONTERA COSTA RICA – PANAMÁ

3 comentarios en “Borrando fronteras: saltando entre países centroamericanos

  1. Hola! muy buenos datos, gracias. Yo me voy el próximo domingo desde Chile a Panamá en avión y desde ahí comienzo a recorrer hasta México. Hubiese sido bueno tener más info sobre los pasos fronterizos de los demás países.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *