1 Euro = 11 Dirhams (octubre 2012)

IMG_3702

Llegar a Marruecos para nosotros fue un gran hito en el viaje: yo pisaba el 5to continente en menos de un año y Mariano cumplía uno de sus sueños más grandes: conocer este país tan distante.

Si bien está situado en el norte de África, aquí no encontramos leones ni gigantescos elefantes, no hay africanos desnudos con mil anillos en el cuello bailando con lanzas alrededor de una fogata… esto es un brazo del Medioriente, cultura árabe en el continente original. La religión oficial es el islam, que llega a todos los rincones de la sociedad. Las mujeres van más o menos cubiertas según la adherencia a la religión, los hombres visten de largas túnicas y parecen muy serios en su gesto. Los idiomas oficiales son el árabe y el francés, legado del tiempo de la colonia, pero no se sorprendan de escucharlos en inglés y hasta en español. Es que la vecindad con nuestra madre patria y su estrecha relación comercial hizo que en muchos casos pudiéramos comunicarnos en el mismo idioma.

Marruecos es un destino imperdible para cualquier espíritu viajero. Si está en las posibilidades, no hay razón para no ir. Su gente, su religión, su cultura, su idiosincrasia toda. Distinta a lo habitual, interesantísima, amigable, y sobre todo, hospitalaria y muy segura. Como si todo esto fuera poco, es baratísimo!! Pero atención, hay que negociar todo… TODO! Paciencia, y a disfrutar de un nuevo mundo, donde nada tiene un precio fijo.

Nuestro recorrido en un mes fue: Tánger, Chefchaouen, Fes, Merzouga – Hassie Labied y las dunas de Erg Chebbi, Uorzazate, Essaouira, Marrakech.

 ALOJAMIENTO: 85 dirhams por noche por persona es nuestro promedio final. A esto se llega con mucha voluntad y predisposición de negociación. No hay los clásicos hostales, salvo en Marrakech (de nuestro recorrido). En general, los lugares más económicos están en las Medinas (el sector más antiguo de la ciudad) donde no es fácil moverse al principio. Amuralladas y con pasillos laberínticos donde sólo circulan personas y animales (salvo Marrakech, una vez más, donde lamentablemente pueden circular motocicletas). Los “Riads” son casonas venidas a hospedajes. En general están bastante bien, son muy cómodas, no tuvimos necesidad de aire acondicionado y a veces ofrecen desayuno incluído. No tienen cocina… no hace falta.

 TRANSPORTE: 104 dirhams por viaje, en promedio por persona. Nos movimos siempre en bus. A nivel europeo tanto trenes como buses, son las mismas empresas de hecho. El tren es un poco más caro, no lo probamos! Las rutas están muy bien, los autobuses bastante cómodos, e incluso hay distancias que se pueden hacer durante la noche 😉 .

Parrillada marroquí en la ruta...

Parrillada marroquí en la ruta…

 COMIDA: mi parte favorita de todo destino! La cocina marroquí es simple, hay tres cosas típicas: el té a la menta, el cous-cous, el tajín. El no tiene mucha ciencia, es una infusión a la que se le agrega gran cantidad de hojas de menta, y viene muy bien endulzado, casi demasiado! Se toma a cada momento y en cualquier lugar, tipo mate. Es un sinónimo de hospitalidad y no está muy bien visto rechazar un vaso de invitación… sí, se sirve en vaso (entre 7 y 10 dirhams la tetera). El juego de té viene con la tetera tipo aladín y un set de vasitos pequeños haarrrmosos. La técnica no es menos importante, se sirve tirado, cual sidra asturiana… hay que embocarle! El cous-cous es un plato a base de sémola que se amasa mezclado con agua hasta formar pequeñísimos gránulos (también existe la versión precocida que es la que se puede conseguir en los supermercados), el plato se prepara por lo general con vegetales hervidos y/o carne (30 a 50 dirhams… o más). El tajín es un guiso de verduras, que se puede acompañar con carne, pollo, pescado o mariscos (30 a 50 dirhams también). Tiene la particularidad que se cocina en el tajín propiamente dicho, una vasija de barro triangular (plato con tapa cónica). Otras delicias al paso: en la ruta hay una forma de parrillada marroquí: un señor carnicero vende la carne cruda y al lado el parrillero te la asa y sirve con pan… para los viajes es una gran solución. Carne de qué? Menos averigua Dios y perdona! Para desayuno o merienda no hay problema: la panificación marroquí es excelente y muuuy barata. Las facturas se pueden encontrar hasta en 1 dirham, y hacen galletitas con maní o nueces que son una locura! Y los panqueques con miel fueron un reencuentro adorable con un gran amor asiático (allá se llaman roti canai).

Vayan donde vayan no se pierdan de probar las aceitunas, son riquísimas!

Vayan donde vayan no se pierdan de probar las aceitunas, son riquísimas!

ENTRETENICIENCIA: No hay muchos museos, las entradas son muy económicas, entre 5 y 25 dirhams, ninguno para recomendar. La vedette del viaje fue la excursión al desierto (las dunas de Erg Chebbi), y como nos estábamos hospedando por couchsurfing con el guía nos hizo “precio amigo” de 20 euros/noche/persona. Buen precio, y vale muchísimo la pena! A las mezquitas no se puede entrar, salvo la de Casablanca, ciudad que no visitamos. Se pueden visitar algunas escuelas coránicas como la Medersa Bou Inania de Fes. A Ait Ben Haddou fimos desde Uorzazate en taxi con nuestro chofer Jamal, que luego de una simple negociación nos cobró 50 dirhams ida y vuelta a cada uno.

Así se sirve un té!

Así se sirve un té!

COMPRAS: es imposible dar precios sobre cuánto puede salir un artículo a comprar en un mercado. Como ya dije, en esta cultura nada tiene precio fijo y hay que negociar con el vendedor. Sepan que “la casa siempre gana”, el tipo siempre les va a pedir una suma irrisoriamente alta y hay que retrucar con algo bajo, sabiendo que no va a ser ese tampoco el precio que pagaremos. Hay que tirar un poco menos de lo que estamos dispuestos a pagar para intentar llegar a nuestro precio. No es fácil… pero hemos llegado a 35 dirhams por un par de ojotas que inicialmente costaban 90, 90 por una camiseta de fútbol que arrancó en 200 y 200 por dos túnicas (djllabas) que arrancaron por ese precio cada una. A dialogar y llegar a un acuerdo!

Yo y mi djllaba en la pasarela de arena, moviendo las cabezas!

Yo y mi djllaba en la pasarela de arena, moviendo las cabezas!

Sobre El Autor

Soy Vito. De raíz riojana y treinta y pico de años. Viví también en Córdoba, Mar del Plata, Buenos Aires. Viajé por Nueva Zelanda, Cuba, Italia, Bolivia y otra veintena de países más. Pediatra de vocación y formación, y en los ratos que me hago entre el trabajo “serio” trato de aprender algo nuevo (tejer, cocinar, fotografiar, hablar otros idiomas, lo que sea). Amante del yoga (a.k.a. “profesora”), curiosa ayurvédica. Estudio y trabajo con la salud y la enfermedad, pero a mí lo único que me curó fue viajar. Una vez sentí que era hora de poner los pies en la tierra… y lo tomé demasiado literal, quizás.

Artículos Relacionados

6 Respuestas

  1. nicolas

    Uh! Marruecos s un destino que tengo pensado ir por agosto mas o menos. Todo el mundo me habla maravillas! Y es muy barato ir desde lugares del sur de España!
    He bichado tu blog!!! Divino!
    (me encantó el diseño de tu pagina!)
    Abrazo!!!

    Responder
    • Vito

      Gracias genio! Bienvenido al blog! Marruecos es imperdible. Fuimos en Ferry desde Tarifa a Tánger por 30 euros cada uno, aproximadamente, muy barato. De paso el sur de España es de lo que más me gustó ;).
      Abrazo!

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.