Ya ser la única en bajarse del colectivo en esta parada me gustó. Me daba la sensación de llegar a un lugar hecho sólo para mi.
Tenía sólo 24 hs en este rincón del mundo, así que me fui directo al sitio de información a ver que me recomendaban para hospedarme y para hacer durante el día.
El hostel es en realidad parte de un hotel que tiene algunas habitaciones para mochileros gasoleros. Cuando llegué era la única en ese sector. La habitación sólo para mi, la heladera sólo para mi! Después del caos del últimos días en los hostel Base, era el paraíso! Y encima me regalaron un voucher de Internet, perfecto.


El día era inmejorable y dejaba al descubierto el encanto por excelencia de éste lugar, no es su enorme lago sino el cielo. No sé que característica tendrá éste lugar, pero el cielo aquí es realmente impactante. Un azul profundo, que durante el día casi ni se interrumpió por nubes, a la tarde fue rosado, cruzado solamente por bandadas de patos que buscaban donde pasar la noche, y la noche… Todas las estrellas, todas. Y por alguna razón, de colores! Las distintas tonalidades se distinguen a la simple vista. No es casualidad que haya aquí uno de los observatorios más reconocidos del hemisferio sur.

Ahí quiero subir…

Está ubicado en la cima de un cerro, el Mount Jhon. Sí Queenstown era Bariloche, éste lugar bien podría ser Capilla del Monte con su Uritroco. No escuché historias sobrenaturales, pero el escenario es ideal.
La recorrida al cerro me llevó tres horas y media. Subidas bastante tranquilas por el costado que decidí subirlo (el más largo), teniendo el lago al costado, la pastura amarillenta bajo mis pies, y ese cielo interminable en la cabeza. El observatorio lo corona, junto con un bar, el “Astro Café” (nombre copado), hay algunos bancos para apreciar la vista que en ese día tan claro, era infinita. Montañas lejanas, el lago, el pueblo hasta el último rincón…

El observatorio

Por la noche Tekapo te predispone a disfrutar las estrellas. Pequeño y por ello con poca contaminación luminica, pero además el alumbrado público es de un amarillo bastante tenue, por lo que basta alejarse sólo unos metros para ya estar sumidos en la profunda oscuridad de la noche “natural“. Quería hacer mi añorada foto del recorrido de las estrellas, pero la luna estaba demasiado potente, y tengo que mejorar mi equipo para poder hacerlo, así que queda pendiente… Para el desierto africano quizás?

Atardecer sublime

Me fui sintiéndolo un lugar en el que me gustaría quedarme más tiempo o volver alguna vez… Pero es fundamental cuando se está viajando así (largo y tendido) el estado de ánimo en la percepción final del un lugar. El día anterior a llegar a Tekapo estuve en Queenstown, o en Haedo, según el punto de vista, y eso me renovó.

Sobre El Autor

Soy Vito. De raíz riojana y treinta y pico de años. Viví también en Córdoba, Mar del Plata, Buenos Aires. Viajé por Nueva Zelanda, Cuba, Italia, Bolivia y otra veintena de países más. Pediatra de vocación y formación, y en los ratos que me hago entre el trabajo “serio” trato de aprender algo nuevo (tejer, cocinar, fotografiar, hablar otros idiomas, lo que sea). Amante del yoga (a.k.a. “profesora”), curiosa ayurvédica. Estudio y trabajo con la salud y la enfermedad, pero a mí lo único que me curó fue viajar. Una vez sentí que era hora de poner los pies en la tierra… y lo tomé demasiado literal, quizás.

Artículos Relacionados

7 Respuestas

  1. Fernando

    Hola Victoria. Para hacer fotografías nocturnas, te paso un par de ideas fáciles:
    * Si tenés trípode, es imprescindible, para que no salga movida
    * No disparar con el dedo, porque mueve la cámara, usar una “tripa” (mando a distancia) o usar el temporizador.
    *Si no tenés trípode, no importa, lo imprescindible es que la cámara no se mueva. Acomodala con alguna ropa, mirando al cielo o a donde quieras.
    *Seteá la sensibilidad en 100 o 50 Iso/asa, para que la exposición sea muy larga.
    * Usá un diafragma muy cerrado, tipo f:22 o f:11.
    * En la velocidad de exposición, podés hacer pruebas en automático, de forma que la cámara fija el tiermpo de exposición.
    *podés hacer pruebas, con sensibilidad 50 Iso/asa y un f:22, la exposición seguro anda en tiempos mas largos de 25 segundos.
    *Si tenés a mano el manual, consultá si podés programarla para que dispare X cuadros por segundo o minuto. El efecto cámara rápida, si pasas todas las fotos como un video.
    Suerte con todo.

    Responder
    • Vito

      Gracias Fernando! Sabía algunas de esas cosas, tengo el tripode pero esa noche necesitaba hacer exposiciones de varios minutos, así q lo fundamental y próximo paso es conseguir el mando a distancia. Saludos!

      Responder
      • Fernando

        El mando a distancia es una “tripita”, que la verdad, es una solución “pro”. En el caso que quieras ahorrar, utilizá el temporizador para disparar. Seguro tiene uno con varias opciones, 2, 5 y 10 segundos. Eso te deja tiempo para disparar con la mano, que pase ese tiempo y recién se dispara la exposición. Resultado: camara no se mueve mientras dispara. Consultá en el manual si la cámara no trae un control remoto, como el de la tele, para disparar a distancia. Hacé foco infinito y…a disfrutar de las estrellas! Suerte!

  2. Kiki Eme Ese

    Como ya está salvada la parte técnica, me limito a admirar esa foto con los patos y la luna. Es-pec-ta-cu-lar. Me la cosecho para fondo de escritorio.
    El relato logra transmitir acabadamente tu embeleso !!

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: